martes, 23 de junio de 2015

Zona de Confort y Zona de Desafío









Cuando hablamos de cambio, existen 2 zonas importantes que necesitamos conocer.
Primero está la Zona de Confort: Es una zona en la que nos sentimos relajados, seguros y tranquilos; aquí dominamos lo que estamos haciendo. Por ejemplo: relacionarnos siempre con las mismas personas o hacer las mismas tareas en el trabajo.

Más allá de esta zona, nos encontramos con la zona de Desafío.
Es un espacio de incertidumbre donde no conocemos ni controlamos todas las variables. Es aquí donde nos encontramos ante situaciones nuevas que requieren nuestra atención para poder resolverlas. Por ejemplo: hablar en público para una persona que nunca lo hizo, liderar un equipo nuevo o hablar otro idioma en un país extranjero.

Generalmente esta sensación es tan incómoda que nos dan ganas de dejar lo que estamos haciendo y volver a la zona de confort. Si nos enfrentamos al miedo, podemos aprovechar este espacio ya que aquí es donde tiene lugar el aprendizaje.

A medida que nos alejamos más de nuestra zona de confort, se activan nuestras alarmas interiores porque consideramos el desafío muy alto para nuestras capacidades.
Es bueno aclarar que para cada persona, estas zonas son diferentes y van variando a lo largo de su vida.

A medida que vamos aprendiendo nuevas habilidades, la zona de confort se agranda, ya que lo que antes nos producía incertidumbre ahora se vuelve conocido.

Ponernos metas que nos desafíen salir fuera de nuestra zona de confort, nos dirige al aprendizaje. Si trascendemos el miedo y salimos adelante, obtenemos la satisfacción personal del logro alcanzado.

y Usted: ¿Cuáles han sido los resultados positivos de su experiencia fuera de la zona de confort?


Empiece ahora el Mini Curso Online Gratis para Salir de la Zona de Confort!






No hay comentarios.:

Publicar un comentario